Categorías

Buscar
  • #EspecialidadMUE

Comparecencia de autoridades y funcionarios en Comisión

Referencia 219/001600 (07/06/2007)


Comparecencia del Director General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias, acordada por la citada Comisión para informar sobre la situación de los servicios de urgencias y emergencias en España. (212/001600)


DS. Congreso de los Diputados Núm. 854 de 12/06/2007


El señor DIRECTOR GENERAL DE SEGURIDAD Y EMERGENCIAS DEL GOBIERNO DE CANARIAS (García de las Casas): Quiero comenzar, como no puede ser de otra manera, expresando mi agradecimiento como representante del Gobierno de Canarias por haber sido invitado a este Congreso de los Diputados y comparecer en esta Comisión. Voy a tratar fundamentalmente de describir el sistema público de seguridad y emergencias implantado en Canarias y para ello, en primer lugar, debemos poner de relieve las principales peculiaridades de las islas que condicionan de una manera muy concreta y muy específica nuestro sistema de emergencia.


Nuestro Archipiélago está constituido, como todos ustedes saben, por siete islas, ocho si contamos la isla de La Graciosa. Se halla situado a 1.000 kilómetros del continente europeo y tan solo a un centenar de kilómetros de la costa africana. Esta lejanía del resto del Estado y de los demás países de la Unión Europea ha llevado a encuadrar a Canarias como la única región ultraperiférica del Estado español. Esta característica hace necesaria una estructura lo más autosuficiente posible para la gestión de las urgencias o emergencias. Las desventajas de la insularidad se acentúan por la fragmentación del Archipiélago en territorios distantes entre sí, lo que conlleva a que, independientemente de la población residente en cada isla, deba existir un sistema de emergencias específico. Debemos garantizar uno de los principios básicos de nuestra administración que consiste en la universalidad de la prestación del servicio de emergencias, que a cada lugar de las islas Canarias, que a cada tramo de carretera puedan acudir profesionales sanitarios, bomberos, policías, rescatadores o miembros de Protección Civil para auxiliar a quien lo necesite. Todo ello es más complejo de realizar en islas como El Hierro o La Gomera, con poblaciones de 10.000 ó 20.000 personas o, como en el caso de La Graciosa, con una población fija de unas 600 personas que en el verano se triplica.


Canarias es una potencia turística internacional que recibe más de 12 millones de visitantes al año, de los que nueve millones y medio son extranjeros. Los principales países de origen de nuestros visitantes son: el Reino Unido, con un 38,6 por ciento, seguido por Alemania, con un 28,3 por ciento y ya a más distancia los países escandinavos, Holanda y Francia. Esto nos obliga a adoptar una forma de acceso al sistema público de emergencias a través del Centro de Coordinación y Seguridad de Emergencias, el 112, con los principales idiomas de la Unión Europea. La importancia del turismo, además de incrementar el número de desplazamientos en nuestras carreteras, describe un tipo de accidentes con unas características muy definidas: el desconocimiento de las propias carreteras, el desconocimiento del idioma, la utilización de vehículos de alquiler y desplazamientos cortos con bajo nivel de concentración y la mayoría de las veces más pendientes del paisaje que del propio tráfico.


Además de nuestras peculiaridades respecto a la insularidad y a la propia población, otra característica de gran trascendencia en la seguridad vial es la topografía insular. El trazado de la red de carreteras está condicionado por la orografía. Las carreteras deben superar en cortas distancias elevados desniveles, lo cual implica que la mayor parte de la red tenga un trazado muy sinuoso, con el consiguiente riesgo de accidentes de tráfico. Canarias cuenta con 4.362 kilómetros de carretera, lo que representa el 2,7 por ciento del total del territorio español. En términos de población, solo la población residente está en torno a los 2 millones de personas, esto es un 4,05 por ciento de la estatal, sin olvidar esos 12 millones de turistas que nos visitan cada año. Por tanto, hay una clara diferencia entre los 2,7 metros por habitante de carreteras en Canarias respecto a la media nacional, que es ligeramente superior a los 4 metros por habitante. Otro dato importante es el de los vehículos por kilómetro de carretera. Canarias está muy por encima de la media nacional y comunitaria, con unos ratios de 205 frente a 125 en lo nacional y los 51 vehículos por kilómetro del resto de Europa, por lo cual tenemos menos kilómetros de carretera por habitante y proporcionalmente muchos más vehículos en esas carreteras. Estas dos circunstancias se ven reflejadas en la intensidad media diaria, que algunas carreteras de Canarias, como en la Tenerife 5 de entrada a Santa Cruz o en Gran Canaria la avenida marítima dentro de la propia ciudad de Las Palmas o en el tramo Gran Canaria-Jinámasaeropuerto, tienen una intensidad media diaria superior a los mil vehículos por día, similar a la de la carretera de La Coruña, la A-6, de entrada a Madrid o a las densidades que se producen en El Prat de Barcelona. Actualmente, la construcción de nuevos túneles en Canarias hace que tengamos que adaptarnos y estudiar estos nuevos riesgos. Es previsible que disminuyan los accidentes en tramos sinuosos de montaña pero aumentará el riesgo en accidentes dentro de los túneles, con la dificultad que supone la gestión de los mismos en su interior. El clima de Canarias no constituye un problema crítico en nuestras carreteras. Los cabildos insulares, especialmente el de Tenerife, disponen de un plan emergente específico para nevadas importantes en el Teide cuando se prevé esta situación. Debido a que en los últimos tiempos hemos tenido importantes emergencias por fenómenos meteorológicos adversos, hemos aprobado un Plan Operativo de Emergencia sobre estos fenómenos cuyo objetivo es informar anticipadamente a todas las administraciones y ciudadanos sobre prealertas y alertas meteorológicas.


En relación a las competencias de la Comunidad Autónoma de Canarias en materia de transporte y carretera, nos corresponden las potestades legislativas y reglamentarias y la función ejecutiva básicamente en torno a la elaboración de planes y programas de medios de transporte. Los cabildos insulares tienen las competencias que la Ley de Carreteras reserva para la comunidad autónoma respecto a las carreteras de interés regional. Además, entre otras, han sido transferidas las competencias de explotación y gestión de dominio público, incluidas las de policía. La Comunidad Autónoma de Canarias tiene competencias concurrentes con el Estado en materia de emergencias y protección civil. En el desarrollo de estas competencias, hemos publicado recientemente la Ley 9/2007, de 13 de abril, que tiene como objetivo desarrollar el Sistema Canario de Seguridad y Emergencia. Este sistema está configurado como un sistema propio que se adapta a nuestras peculiaridades con el objeto de dar una respuesta global, con la implicación y participación de todas las administraciones. Entendemos que en materia de emergencia debemos trabajar todos juntos bajo los principios de responsabilidad de todas las administraciones públicas. La descentralización, la coordinación, así como la acción subsidiaria y la actuación de las emergencias son los principios básicos inspiradores de esta ley; una ley que viene a dar un nuevo impulso al Plan de Seguridad Canario, aprobado en 1997, que se configuró como un conjunto de líneas de actuación para contribuir a la mejora de los niveles de protección, movilizando los medios organizativos necesarios para mejorar la protección civil, las emergencias y las cuestiones de seguridad, competencia de la comunidad autónoma. Los pilares sobre los que hemos basado este Plan de Seguridad han sido la creación del 112 en 1998 y su posterior potenciación y desarrollo, la creación de la Academia Canaria de Seguridad con funciones de formación, perfeccionamiento y especialización tanto de policías locales como de personal de emergencia, la organización policial descentralizada y un dispositivo de emergencias eficaz y eficiente.


Nuestro dispositivo de emergencias se estructura como un modelo de actuación que abarca desde situaciones de carácter catastrófico a aquellas otras menos graves pero que igualmente requieren una actuación multidisciplinaria y coordinada. Como sabemos, en materia de protección civil las comunidades autónomas tenemos como marco normativo la referencia de la Ley 2/1985, de Protección Civil, y como instrumento de desarrollo de esa ley del Estado en Canarias contamos con el Plan Territorial de Emergencias, Plateca, que es un plan director que ha sido actualizado y homologado recientemente para adaptarlo a los nuevos riesgos y estructuras de nuestra sociedad. Este Plan de Emergencias, Plateca, es el instrumento idóneo para emergencias catastróficas de singular significación que afecten de una manera generalizada a toda la comunidad autónoma. Hemos desarrollado también planes especiales de emergencia sobre riesgos concretos para dar la respuesta más adecuada a cada emergencia.


Sobre el tema que nos ocupa, la seguridad vial, disponemos del Plan especial de transporte de mercancías peligrosas por carretera, el Pemerca, que sigue los criterios establecidos en la directriz básica y ha sido homologado por la Comisión Nacional de Protección Civil. Actualmente, estamos definiendo los criterios para la realización de un plan específico de emergencia en túneles por carretera para protocolizar la atención de emergencias en cada uno de los túneles canarios. Además, el Gobierno de Canarias cuenta con un sistema de emergencia que dispone del Grupo de Emergencias y de Seguridad, el GES, con funciones de intervención operativa y de apoyo logístico en las situaciones de emergencia. Dependiendo de este grupo, disponemos de un servicio de helicópteros de emergencia, configurado por cinco aeronaves Bell-412 de gran capacidad operativa, de carácter multifuncional y, llegado el caso, podemos proceder a su medicalización para transportar cualquier tipo de herido o de enfermo. Estos helicópteros están coordinados por el Cecoes, 112 y deben estar operativos en un tiempo máximo de 15 minutos. Dentro del Sistema Canario de Emergencias hay que hacer una referencia obligada al Centro de Coordinación de Seguridad y Emergencias, el Cecoes 112. El 112 se ha convertido en un número emblemático en nuestra comunidad. Hay que decir que el Cecoes, el 112 en Canarias se estructura —como casi todo en Canarias— en dos salas operativas, una en Santa Cruz de Tenerife y otra en Las Palmas de Gran Canaria, que tienen capacidad técnica para que una sola de ellas pueda hacerse cargo de todas las activaciones en el Archipiélago y atender la demanda de la comunidad. Desde el Cecoes se atienden llamadas, como no puede ser de otra manera en un sitio como Canarias, en inglés, en español, en alemán, en francés y en italiano. Allí trabajan 200-250 personas especializadas, cualificadas y con amplia experiencia en áreas de urgencias y emergencias. Hay que decir que el Cecoes 112 desde su inauguración ha tratado de integrar a todas las administraciones con competencias en gestiones de emergencias y esta integración, manteniendo la confidencialidad de la información específica tratada en cada sector, posibilita que la gestión directa de todos los recursos de emergencia, independientemente de su titularidad, consiga mejorar la respuesta al haber menos intermediación cuando la emergencia está confirmada. Así logramos reducir los tiempos de actuación y optimizar los recursos de las distintas administraciones. En Canarias, en nuestras salas de coordinación los recursos propios están integrados realizando una gestión directa, no solo del Gobierno de Canarias, es decir, de todo el sistema de urgencias médicas hospitalarias dependientes del servicio de urgencias canario y el grupo GES, al que ya he hecho alusión, sino también de rescatadores profesionales, helicópteros y vehículos de comunicación y coordinación. Nuestro objetivo, ya digo, es integrar a las demás administraciones y, en este sentido, en el área de seguridad hemos desarrollado el enlace de las policías locales, de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía. Estos enlaces de seguridad, que pertenecen a cada uno de los cuerpos citados, están integrados en las salas de coordinación y tienen unas funciones esenciales en la gestión de las emergencias por accidentes de tráfico, puesto que filtran y depuran la información necesaria para su central, además de poder interactuar directamente con el alertante.


Hay que destacar que la actividad del Cecoes 112 ha ido incrementándose desde su inauguración, en mayo de 1998, pues el volumen diario de llamadas inicialmente era de unas 750 y en la actualidad estamos recibiendo en torno a 8.000, lo que significa que hablamos de unos 3 millones de llamadas anuales. Durante el pasado año 2006, el Cecoes 112 atendió un total de 1.142.917 demandas, lo que supone un incremento de un 3,5 respecto a 2005. Las salas operativas del Cecoes 112 dieron respuesta a una media diaria de 3.175 demandas relacionadas con las urgencias y emergencias en Canarias. La cantidad de demandas que no necesitaron movilizaciones de recursos ascendió a 767.761, lo que significa un 67,17 por ciento del total. En cambio, en el 32,83 de los casos, es decir, 375.166, fueron necesarias la activación y movilización de recursos bien para emergencias, entendiéndose como tal la situación que reviste peligro para la vida, bienes o derechos de las personas, o para una urgencia, aquella que precisa de atención pero puede ser priorizable. El tiempo medio de respuesta, es decir, el tiempo que espera el ciudadano hasta que el operador de demanda contesta al teléfono, durante el año 2006 fue de cinco segundos; el tiempo de clasificación, el que tarda el operador de demanda en extraer al ciudadano la información suficiente para saber lo que sucede y dónde sucede, fue de 80 segundos. Respecto a los tiempos de respuesta de las distintas administraciones integradas en las salas de coordinación, queremos incidir especialmente en la actuación sanitaria del Servicio de Urgencias Canario que, al ser dependiente del Gobierno de Canarias, hace una gestión directa de los recursos sanitarios con un seguimiento y registro pormenorizado de sus movimientos y estatus, incidiendo esto notablemente en la reducción de tiempos y en la mejora del servicio. Los recursos del Servicio de Urgencias Canario distribuidos en las distintas islas son: 95 ambulancias de soporte vital básico, 11 ambulancias de soporte vital avanzado, cuatro ambulancias sanitarias, dos vehículos de intervención rápida, dos vehículos de coordinación sanitaria, dos helicópteros y un avión. Con estos recursos, gestionados por los médicos de las salas, tenemos un tiempo medio de asistencia, tiempo en llegar al lugar del accidente, en zona urbana menor a los 15 minutos y en zona interurbana menor a los 20 minutos. El compromiso establecido con el ciudadano está en un tiempo de asistencia menor de 15 minutos en el 80 por ciento de las emergencias en poblaciones de más de 25.000 habitantes.


Para finalizar, señorías, quisiera hacer unas últimas consideraciones en torno a que debemos garantizar que los sistemas de emergencias evolucionen y se adapten a las peculiaridades de cada región. En nuestro caso por la insularidad, la difícil orografía, la dispersión de la población y dispersión de los recursos, debemos garantizar que los equipos de emergencia trabajen en el lugar del accidente de tráfico de una manera integrada y coordinada con unos objetivos únicos que no puedan ser otros que reducir la mortalidad y morbilidad crónica de los propios accidentes. Debemos garantizar que la acción formativa sobre todos los intervinientes en la emergencia sea homogénea y homologable, y la formación debe establecerse sobre procedimientos de actuación conjuntos de interadministraciones. Estos pequeños gestos tendrán un gran impacto dentro de esa hora de oro en la disminución de la mortalidad generada por este tipo de incidentes. Debemos garantizar una capacidad tecnológica homogénea en los centros de emergencias desde el punto de vista de la informática y de las comunicaciones, con proyectos como el e-call, desarrollos de software de utilidad común para discapacitados —en los que estamos trabajando—, proyectos Sigame, etcétera, es decir, todos estos proyectos deben ser el principio de una necesaria homogeneización en las capacidades tecnológicas. Debemos garantizar la cobertura de las redes de telefonía móvil a lo largo de las carreteras con la facilitación administrativa propia para la ubicación de las antenas repetidoras en zonas de dominio público o servidumbre pública. Debemos garantizar un compromiso del Estado para establecer parámetros de calidad comunes, tiempo de respuesta, asistencia, isocronas, etcétera, asumiendo un compromiso que pueda elevarse al carácter de norma. Debemos garantizar también la integración de sociedades científicas y foros de debate en el establecimiento de procedimientos y parámetros de respuesta que representen compromisos con el ciudadano. Y, por último, en definitiva, señorías, debemos garantizar esa respuesta global de calidad que demandan nuestros ciudadanos y los que nos visitan. Ese es el futuro.



0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Tags